jueves, 7 de julio de 2011

ya me marcho de aqui linda dama española...





















Ya me marcho de aquí, linda dama
 española…
adiós que me voy 
oh preciosa mujer,
porque orden tenemos de zarpar hacia Boston

y ya quizá nunca
nos volvamos a ver...




Esta canción se me quedó grabada en la cabeza en cuanto la escuché por primera vez hace ya mucho tiempo, casi tanto como los tesoros piratas que aún yacen enterrados o hundidos




una canción que me llevó al instante hasta mis mejores recuerdos relacionados con el mar, la aventura, los marinos y los piratas




 recuerdos de aquellos años de chaval, leyendo a mis tres escritores preferidos:




Julio Verne




Mark Twain




Robert Louis Stevenson



"Lo recuerdo como si fuera ayer, meciéndose como un navío llegó a la puerta de la posada, y tras él arrastraba, en una especie de angarillas, su cofre marino; era un viejo recio, macizo, alto, con el color de bronce viejo que los océanos dejan en la piel; su coleta embreada le caía sobre los hombros de una casaca que había sido azul; tenía las manos agrietadas y llenas de cicatrices, con uñas negras y rotas; y el sablazo que cruzaba su mejilla era como un costurón de siniestra blancura. Lo veo otra vez, mirando la ensenada y masticando un silbido; de pronto empezó a cantar aquella antigua canción marinera que después tan a menudo le escucharía:

"Quince hombres en el cofre del muerto...
¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Y una botella de ron!"

con aquella voz cascada, que parecía afinada en las barras del cabrestante. Golpeó en la puerta con un palo, una especie de astil de bichero en que se apoyaba, y, cuando acudió mi padre, en un tono sin contemplaciones le pidió que le sirviera un vaso de ron. Cuando se lo trajeron, lo bebió despacio, como hacen los catadores, chascando la lengua, y sin dejar de mirar a su alrededor, hacia los acantilados, fijándose en la muestra que se balanceaba sobre la puerta de nuestra posada

La Isla del Tesoro (1883)

En mi memoria nunca morirán los ratos inolvidables que viví con todos los relatos de estos tres maestros, relacionados siempre de algun modo con el mar, la navegación,
y sobre todo con vivir líbremente



La tonada también me recuerda a todas las peliculas , innumerables, que disfruté en el Sabado Tarde, clásicos de aventuras con los que me formé, 
un crío de barrio que empezó siendo grumete 

y llegó a capitán curtido en mil batallas.
Fui pirata, marinero, contrabandista, filibustero, corsario, vikingo, caballero español, náufrago, navegué en todo tipo de embarcaciones, ,trepé por cientos de palos mayores, me deslicé por velas inmensas, recorrí tabernas de todo tipo, bebí ron para liquidar veinte hígados, busqué tesoros, me empapé en las aguas de todos los mares y oceanos de la tierra, 
viajé por rutas marítimas conocidas y desconocidas, 
encontré islas paradisiacas perdidas,
me enamoré y amé mujeres en cada puerto, 
y siempre fui libre de ir allá donde quisiera...






























fue y sigue siendo una gozada contemplar a todos aquellos heroes y villanos, saltar, gritar, beber, maldecir, pelear



comportarse como salvajes libres, y poder sentir la sangre correr a mil por hora con cada pelea a espada, con cada abordaje


De todos ellos, uno de los que mejor recuerdo guardo
es el Capitan Quint, de la película Tiburón, interpretado magistralmente por el actor Robert Shaw



Su actuación es tan grande, su personaje tiene tanta vida, transmite tanto, que a pesar de transcurrir el argumento en la época actual, evoca a todos aquellos hombres de mar de los siglos pasados y nostálgicamente las viejas leyendas y odiseas marineras





Al ver de nuevo hace poco la película, recordé a una buena amiga creadora de este blog y un relato que escribió para el mismo, y lo mucho que me había gustado, transmitiéndome todas esas mismas emociones, todo el espíritu de agua salada exactamente igual que en la literatura y peliculas de mar


Por suerte rastreando por la red pude encontrarlo antes de que desapareciera definitivamente, y recuperarlo de nuevo para darme el gustazo de hacer esta entrada




Si algún día llegara a leerla, espero que la guste tanto como yo he disfrutado haciéndola



Sonrío al pensar, conociéndola,
que si ella hubiera vivido en aquellos tiempos, no se hubiera conformado en esperar su destino, no sería una servicial dama de época, no se quedaría quieta esperando una vida que otros eligieran por ella

No, ella hubiese sido una mujer de mar


Pirata o marina tan intrépida 
que haría palidecer a los ilustres de mar






  Blas de Lezo y Olavarrieta
"Almirante Patapalo Mediohombre"


          Barbanegra



El Capitán Ahab



El Capitán Nemo




Willie "El Tuerto"




 El Capitán Garfio

John Silver "El Largo"




El Capitán Haddock



El Pirata Roberts




Popeye "El Marino"



Willy DeVille
"El Caballero Criollo"





Corto Maltese


El Portugués




Henri Charrière
"Papillón"



Joseph Conrad





Cuttlas "El Pirata Minimal"


todos ellos se apartarían de su camino, asombrados de su arrojo





Ojala que algún día pueda tener su propia goleta


o una simple chalupa




no habría filibustera mas libre ni auténtica


pero hasta que llegue ese día,
sé que no necesita mapa



ni barco




ni viajar hasta islas perdidas para encontrar aventuras y tesoros
porque como buena marina, 
conoce en su interior, la ruta y el lugar exacto del auténtico tesoro 
que tanto cuesta encontrar a otros...






sabe ser libre sin necesidad de nada ni nadie más que su mente y su voluntad








Es toda una Quint






























"Marea Errota"




Había un barco en un lugar de Lanzarote, concretamente en Playa Blanca, al sur de la isla, 
cuyo nombre era “Marea Errota”,
en castellano "Molino de Mareas”. 
Este buque siempre me ha causado mucha atracción. 
Es una goleta y se diferencia de los demás tipos de barco en que las goletas deben tener como mínimo, dos mástiles


 El Marea Errota es una goleta clásica, construida en madera, tiene dos mástiles y una historia


Parece ser que se construyó en los astilleros de Lekeitio, en Bizkaia




y se botó en mayo de 1984, siendo remolcada más tarde al puerto de Bilbao, donde se aparejó



 El propósito de su construcción era dar la vuelta al mundo siguiendo la ruta de Magallanes y Elcano, pero nunca se llegó a materializar






  
Dos años después puso rumbo hacia las Islas Canarias y es en la isla de Lanzarote donde le sacarían provecho los patrocinadores, haciendo de él “un aula flotante y turística”. Tenías oportunidad de adquirir conocimientos sobre el funcionamiento de un barco de vela, nociones de cartografía, de navegación, la vida y convivencia en la mar


y además visitar calas donde no tenías posibilidad de verlas si no era en barco



En este buque he tenido la ocasión de estar dos veces, pero recuerdo especialmente el segundo viaje que hice en él, porque a la vuelta de un día estupendo, tumbada boca abajo sobre la red que colgaba del bauprés, sentía al Marea Errota subir y bajar hundiendo la proa en el agua, mientras el propio ímpetu del barco hacía que la mar salpicara mi cuerpo




La sensación de estar colgada sobre la red que se sujetaba a ese mástil horizontal en la punta del barco daba casi vértigo y presentí que el Marea se reía un poco de mí por osada, por haberme puesto tan adelante, quería vivir y sentir velocidad y lo que parecía en realidad -si yo fuera barco me hubiera visto así- era un pececillo atrapado en las fauces de un pez enorme, tal era la fuerza de su impulso



      
Pero gocé con él y creo que el Marea también gozó un poco conmigo, por mis risas y mis gritos de los mismos nervios de estar allí, suspendida, sin miedo… sólo descargando adrenalina con su velocidad mientras me llevaba volando a puerto




Cuando me bajé de él recuerdo que sentí algo parecido a la tristeza al comprobar que un buque tan hermoso y tan bello había acabado siendo pasto de turistas y marineros de agua dulce

Sentí, que quizás, ellos nunca se detendrían a apreciar esa fuerza tan magnífica de la cual yo me alimenté un poco





Y mirando hacia atrás vi, cómo amarrado a puerto de nuevo, le limpiaban, le cuidaban...




y me consolé pensando que nadie puede escapar al viento, a su destino, tan sólo podemos (como un barco cualquiera) afrontar la situación que sea, orientar las velas y continuar adelante con el ímpetu del viento y nuestra propia fuerza y hacerlo con la máxima dignidad posible en todo momento, como el Marea Errota

procurando momentos felices a los demás en nuestro viaje, pero siempre disfrutando mientras vivimos nuestro propio destino...







Relato de H.

publicado el lunes 9 de Agosto de 2010 







Todas las imágenes son de la Goleta Marea Errota en diversos momentos de su historia





Spanish Ladies" es una tonada marinera datada sobre el 1790  y 
“Out Of The Sea”es una composición de John Williams para la película “Tiburón” (1975)  de Steven Spielberg

                                                                                      




                                 nuestro propio destino...














































Pd.      


Al comprador indeciso

"Si los cuentos que narran los marinos,
hablando de temporales y aventuras,
de sus amores y sus odios,
de barcos, islas, perdidos Robinsones
y bucaneros y enterrados tesoros,
y todas las viejas historias, 
contadas una vez más
de la misma forma que siempre se contaron,
encantan todavía, como hicieron conmigo,
a los sensatos jóvenes de hoy:
-¿Qué más pedir? 
Pero si ya no fuera así,
si tan graves jóvenes hubieran perdido
la maravilla del viejo gusto
por ir con Kingston o con el valiente Ballantyne,
o con Cooper y atravesar bosques y mares:
Bien. ¡Así sea! 
Pero que yo pueda dormir en el sueño eterno 
con todos mis piratas
junto a la tumba donde se pudran ellos 
y sus sueños"
Robert Louis Stevenson
(1850 -1894)










Amén a eso…
Pero yo añadiría si es posible
que fuera en lo alto de un acantilado con buenas vistas y una alegre taberna al lado          
























                        




6 comentarios:

  1. Diablos¡¡¡¡ el primer comentario en años, queda nombrado gato honorífico de esta casa.

    Gracias colega, se agradece y alegra saber que alguien más lo disfruta, aparte de mí.

    SALUD y BUEN BLUES.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Precioso blog!
    Sólo un comentario: Marea Errota (euskera) significa "molino de mareas".
    Un saludo desde Bizkaia,
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. QUE ME PARTA UN RAYO¡¡¡¡¡¡¡¡ otro gatuno por esta pantanosa casa.

    Bienvenido pues y gracias por disfrutarlo.

    Asi que MOLINO DE MAREAS¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    GENIAL¡¡¡¡¡¡¡ es un nombre mucho mejor todavía.

    Mil gracias Bucanero por la aportación y sacar lustre a la cubierta.

    Puede considerarse miembro de la tripulación. Adelante y trinque una botella de ron.

    SALUD y BUEN BLUES

    ResponderEliminar
  4. hACÍA MUCHOS, MCHOS AÑOS, QUE NO DISFRUTABA TANTO COMO HOY AL LEER, VER Y GOZAR ESTA MARAVILLOSA PÁGINA DEDICADA A ALGO TAN MARAVILLOSOSO COMO ES LA ILUSIÓN Y EL RECUERDO INFANTIL. GRACIAS AL AUTOR, MUCHAS GRACIAS POR ESTE RATO TAN MARAVILLOSO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VOTO A BRIOS¡¡¡¡¡

      Las gracias son mías, POR NEPTUNO¡¡¡¡¡

      Estoy orgulloso de comprobar que todavía quedan lobos de mar de corazón, de los que el paso de los años, las tecnlogias (y todo lo que está volviendo idiota al ser humano) no les hacen olvidar sus recuerdos mas queridos.

      Bien por ustéd.

      BIENVENIDO A BORDO MARINERO¡¡¡¡ espero que entre esta tripulación se encuentre como en casa

      SALUD Y BUEN BLUES

      Eliminar