miércoles, 10 de junio de 2015

ríos de mis padres...



Ríos de nuestros padres

Busco una manera
de salir de esta confusión
Estoy buscando una señal
que me lleve a casa
Permitidme ponerme en una corriente
y estar a millas de todo

Ríos de mis padres
¿Podríais llevarme a casa?
Llevadme a casa

Frota tu alma contra el hormigón
y el hormigón es mi sonrisa
Tengo que cambiar mi manera de vivir
Tengo que cambiar mi estilo
Permitidme ponerme en una corriente
a millas de todo

Ríos de mis padres
¿Podríais llevarme a casa?
Llevadme a casa

Busco una manera
Tengo que encontrar una manera de salir de esta confusión
Busco una señal
el momento de dirigirme a casa
Permitidme ponerme en una corriente
A millas de todo

Ríos de mis padres, los ríos de mis padres
Llevadme a casa, por favor, llevadme a casa

Llevadme a casa, Llevadme a casa
Llevadme a casa, Llevadme a casa…


"Cuando los problemas te presionen tanto y estés tan cansado que ya no recuerdes ni quien eras....
solamente piensa de donde procedes… y regresa allí"






Estas fueron mis palabras escritas en una de las entradas del maestro Gil Scott Heron al comienzo de este blog. En aquel momento se las dediqué a una amiga que necesitaba poner un poco de paz al ambiente caótico en el que vivía debido a experiencias de vida realmente difíciles.
Ahora quiero dedicárle esta entrada a otra amiga por la que tengo una admiración sin límites, otra luchadora incansable, que no está pasando tampoco por un buen momento. 
Suele ocurrir paradójicamente, que las personas más fuertes, aquellas que no suelen quejarse, que pelean sin descanso, las que lo aguantan todo y que no se rinden fácilmente, cuando les llega un mal golpe, ocasionado por algo traumático o por algo aparentemente nimio pero con una gravedad interior oculta, y que les ha hecho perder la fe en sí mismas, el golpe es terrible, demoledor, mucho más grande, la caida es más dura que para cualquier persona normal.
Y es entonces cuando mirándose no se reconocen, no recuerdan cual era su sentido en la vida, desorientados no saben que hacer o a dónde dirigirse, porque el camino por donde andaban se ha vuelto confuso. Un cambio se ha ido produciendo interiormente sin darse cuenta de ello o quizás ignorándolo por estar demasiado ocupados con todos los problemas del día a día, y ese cambio producido por muchas circunstancias, les ha hecho perder la magia, esa alegría por vivir, volviéndoles animales enjaulados que no saben qué hacer para volver a encontrarse consigo mismos…

El maestro Gil nos enseñó que cuando ese cambio llega, debemos retornar a nuestros orígenes, buscar los ríos de nuestros padres, los origenes, palpar esa tierra con nuestras propias manos, beber el agua que ya bebían nuestros antepasados, contemplar sus ríos y montañas, relacionarnos con sus gentes, comer, beber y reír de nuevo para recargarnos con magia nueva...
Solo así nos reencontraremos de nuevo.

Yo tengo la suerte de tener esos ríos de mis padres cerca de donde vivo (y donde espero, moriré ) y cuando estoy confuso me dejo arrastrar por ellos, escapando de las malditas frustraciones y señales erróneas que me confunden, hasta que gracias a ese viaje me reencuentro de nuevo.

Yo lo tengo fácil, pero mi amiga ha decidido antes de que sea demasiado tarde y hundirse en la desesperanza, dejar que los ríos de su padre la lleven hasta sus orígenes, muy lejanos. 
Y lo hará con un estado anímico muy bajo, desmotivada, y sacando fuerzas de flaqueza. Lo hará junto a su padre, otro Ulises tan valiente como la propia hija a pesar de sus limitaciones físicas . Embarcados ambos en una aventura tan increíble como alocada, un viaje, una odisea iliádica en busca del hogar y de las raices, un largo camino en el que afrontarán lo que les surja de la mejor manera posible.  Ambos recorrerán esos ríos, quizás por única vez, y a buen seguro recuperarán las fuerzas y la magia perdidas.
 A los dioses les agrada las muestras de valentía, por eso sé...
que juntos encontrarán lo que buscan…
Malabo






Les deseo la mejor de las suertes, 
que los dioses les protejan, bendiciéndoles con momentos de libertad, reencuentro y felicidad








"Rivers of my Fathers" (1974)

Gil Scott Heron & Brian Jackson































No hay comentarios:

Publicar un comentario